Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
30 octubre 2010 6 30 /10 /octubre /2010 21:02

Parte-2.jpg

 

Pero necesitaba hablar con él, no quería pelear, yo sentía algo más, yo lo necesitaba, mientras las lágrimas estaban listas para dejarse caer sobre mi rostro.

No faltó quién hiciera las preguntas de rigor: - Te pasa algo? Estás bien?

Carajo! Estaba casi llorando y me preguntan lo que es evidente, no estaba bien a 10 millas!

Sólo respondí:

-          Discutí con mi novio, pero no quiero hablar de eso por favor.

Lo respetaron, pero sabían que algo me ocurría, ya no era la misma chica divertida, risueña y bromista, la que se tiraba todo a la espalda, dejé la vulnerabilidad por la fragilidad ó simplemente estaba embarazada y engreída.

 

Terminamos el almuerzo (del cual no probé casi nada) y decidí a escribirle un mensaje de texto a Gino, tratando de explicarle que sí me hice la prueba, que fue positivo y que no podía hablar del tema ya que estaba en compañía. Nunca respondió el mensaje, en fin ya no iba a insistir más…

 

A los días me llamó, más calmado y buscando conversar pacíficamente, pero esa situación de incertidumbre me había puesto rebelde y quizás hasta agresiva, fría y dura, engreída e irritable, incluso hasta egoísta.

Pero al escucharlo se apoderaba de mí una suerte de sentimientos encontrados, a medida que se daba la conversación, estaba claro que él no había recibido mi mensaje, la maldita tecnología no estuvo a mi favor aquella vez, lo cual no hacía fácil poderle decir que esperaba un hijo de él, hasta que lo hice, se lo dije, inmediatamente me propuso encontrarnos y conversar esa misma tarde, muy sereno y comprensivo, entonces acepté, paso por mí como de costumbre, estuvimos en silencio, de soslayo observaba mi pancita, tenía 7 semanas pero se notaba ligeramente abultada, no decía nada y yo fingía no darme cuenta de sus miradas.

Estaba frío conmigo, no hubo un beso en la boca como siempre y parecíamos sólo socios que iban a cerrar un contrato o convenio.

Estacionó el auto en un parque, yo estaba malhumorada, su actitud me tenía a la defensiva, me hacía sentir más sola de lo que ya estaba.

 

Sin más rodeos me preguntó qué había decidido, si tendría al bebe, sin parpadear le dije que lo tendría, que esa era mi posición y me mantendría firme en ello.

Evidentemente no sabía lo que hacía, reaccionaba por instinto sin dejar pie a la razón, él no esperaba esa respuesta y aparentemente la respeto.

El silencio nos embargaba, ninguno decía nada, nuestras miradas se pedían a través de los vidrios de las ventanas. Unos minutos más tarde comentó:

-        Aitana, no tienes que hacerlo, piénsalo, eres joven para tener un hijo sola.

 

Indudablemente él no estaba siendo parte del problema ni de la solución, no era tonta como para no darme cuenta que él no se haría responsable en ningún aspecto por lo menos del bebe.

Así es que para mí, tampoco había posibilidad de negociar, pero estaba tan frágil que no podía contener las lágrimas y me puse a llorar como una niña. 

 

Insistió nuevamente:

-        Aitana, yo no puedo hacer nada, tengo una vida, tengo una familia, mis hijos, yo no puedo, ni debo hacer más. Si tú decides tenerlo no me quedará más por hacer, simplemente no podrás contar conmigo.

-        No te preocupes! respondí, ya no es tu problema, yo tendré mi hijo sola, no necesito nada de ti, no estoy pidiendo nada tampoco, yo asumiré mi responsabilidad, nunca debí salir contigo, nunca debí fijarme en ti, esto nunca debió pasar, aún así lo asumiré.

 

Compartir este post

Repost 0

Comentarios

Presentación

  • : PALABRAS DEL SILENCIO
  • PALABRAS DEL SILENCIO
  • : Pase por tantas cosas como la de un amor que parecía dibujar promesas en la arena, de aquellas; que se borran con el pasar del tiempo ó con el venir del mar… Por ello mi amor, hoy por hoy, lo declaro en persona y lo escribo día a día en mi corazón esperando compartir con esa persona un gran amor… En mi orilla se dibujan emociones, no es que muera de amor, simplemente muero por sentirme amada…
  • Contacto

Perfil

  • Alborada
  • Por convicción, ver crecer a mi hijo convertido en un gran hombre y ser humano. Por principio, lealtad. Por pasión, pintar. Por circunstancias, escritos Amateur. Por persuasión, casarme con un vestido rojo. Por bandera, ver amanecer.
  • Por convicción, ver crecer a mi hijo convertido en un gran hombre y ser humano. Por principio, lealtad. Por pasión, pintar. Por circunstancias, escritos Amateur. Por persuasión, casarme con un vestido rojo. Por bandera, ver amanecer.