Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
30 octubre 2010 6 30 /10 /octubre /2010 21:30

Parte-3.JPG

Estaba destruida y más rebelde que nunca, las nauseas dominaban mi organismo, peor aún porque no había almorzado, así es que aprovechando el silencio, le dije: 

 -           Gino, si ya no dirás nada más, por favor llévame a casa, estoy sin almorzar.

 

Miró a los alrededores y bajó a comprar un sándwich para que coma mientras, me lo devoré, literalmente me moría de hambre!

Llegamos, me abrazó, con ternura, con cariño y se despidió diciendo:

-         Aitana yo te quiero mucho, descansa por favor, aliméntate, no puedes estar sin comer, si quieres vamos a comprar alguna pastilla para las nauseas y el malestar, algo que puedas tomar.

 

Soy sensible a sus palabras y me dejé seducir por ellas; era el padre de mi hijo y lo quería, sin darme cuenta ya significaba algo más para mí que todos esos meses con él, nos besamos con el mismo cariño de siempre y rompí en llanto, sin consuelo.

-          Aitana no llores no me gusta verte así, por favor ve y descansa.

 

Esa noche no dormí, tenía miedo de ya no verlo, no podía dejar de pensar en él, todo fue muy rápido, pensaba más en él que en mi propio novio, cómo le decía que durante los últimos meses yo me acostaba con un hombre casado que ni siquiera conocía y por consecuencia estaba embarazada de él.

 

Sentía que mi decisión lo estaba arrastrando a un compromiso sin su consentimiento, no quería que fuera así, por eso creí que hacía lo correcto al decirle que yo lo asumiría sola.

Mi embarazo no era sólo un periodo de espera, independientemente de ello, me sentía que era yo, contra el resto del mundo.

Estaba absorta en una gran confusión, entre lo correcto y lo necesario, yo estaba segura que él era el padre, por aquellas fechas mi novio estaba en un viaje de negocios. 

Yo podía haber tenido intimidad con Javier los días cercanos al día que estuve con Gino, pero él bajo ningún punto preguntó, tal vez pensó que si yo estaba segura que él era el padre, no debía dudar que mi embarazo se debía a él.

 

Ésta tensión se puso en nuestra contra, los días posteriores discutíamos de lo mismo de nuestras firmes posiciones y decisiones.

Al cabo de unos días debía visitar al ginecólogo para iniciar el control de mi embarazo, en la ecografía vi a mi bebe, era un puntito que medía milímetros, pero yo quería tenerlo, aunque no debiera, pues traería más de un conflicto.

El médico me dijo que las nauseas pasarían, como debía alimentarme, que vitaminas debía tomar en adelante, las pruebas que tenía que hacerme, etc.

Salí del ginecólogo y me sentí peor, la decisión que tome por rebeldía me estaba haciendo dudar, me encariñé sin poderlo evitar, ese pequeñito que estaba en mi vientre, inocente de todo, era un ángel, mi regalo de Dios.

 

Un día como para no variar nuestros últimos encuentros discutimos definitivamente, Gino sin más argumentos de los que ya conocía reafirmó su posición, firme en que no podía, no debía y no quería saber nada de mi embarazo, que no se volvería a acercar a mí, ya no me llamaría y tampoco quería saber nada de el bebe, su familia era primero y él no la arriesgaría ni la dejaría por mí, menos por el bebe, que era suficiente con la decisión que había tomado como para complicarse más por mí.

Compartir este post

Repost 0

Comentarios

Presentación

  • : PALABRAS DEL SILENCIO
  • PALABRAS DEL SILENCIO
  • : Pase por tantas cosas como la de un amor que parecía dibujar promesas en la arena, de aquellas; que se borran con el pasar del tiempo ó con el venir del mar… Por ello mi amor, hoy por hoy, lo declaro en persona y lo escribo día a día en mi corazón esperando compartir con esa persona un gran amor… En mi orilla se dibujan emociones, no es que muera de amor, simplemente muero por sentirme amada…
  • Contacto

Perfil

  • Alborada
  • Por convicción, ver crecer a mi hijo convertido en un gran hombre y ser humano. Por principio, lealtad. Por pasión, pintar. Por circunstancias, escritos Amateur. Por persuasión, casarme con un vestido rojo. Por bandera, ver amanecer.
  • Por convicción, ver crecer a mi hijo convertido en un gran hombre y ser humano. Por principio, lealtad. Por pasión, pintar. Por circunstancias, escritos Amateur. Por persuasión, casarme con un vestido rojo. Por bandera, ver amanecer.