Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog
6 noviembre 2010 6 06 /11 /noviembre /2010 21:44

Ese-pasado.JPG

El sol se estaba ocultando y yo estaba ahí, sentada sobre las piedritas de esa playa, me acompañaba la soledad, recordábamos esa pena que se había adueñado de mis días alguna vez y que pensé que sería de ella eternamente…

 

Ese marcado pasado me había desgastado el alma, las ganas, la voluntad, ahí, en ese pasado  conservaba a quién tanto quise, a quién le entregué mucho, ese hombre era como el aire y yo respiraba de él, ese pasado me tuvo esclava y así continúe con fe mi camino buscando esa puerta que diga “ESCAPE”.

Al principio no podía creer qué compartiendo el mismo cielo, yo aún sobrevivía sin él y él sin remordimiento alguno sin mí. Realmente no entendía, sobre todo cuando miraba mi piel y cada marca me lo recordaba ó aquellas veces que llorando le decía que no y aún así él me tomaba por la fuerza sólo por sentir placer.

Más que mi cuerpo fue golpeado mi corazón, mis sentimientos, con tristeza en mis ojos fui dejando mi ternura y mi sonrisa, recordaba cuando le decía “dame tiempo para migrar y dejar este dolor empírico, encontraré ese lado opuesto y exquisito que ofrece la libertad, ya no formaré más; parte de este día a día que deforma por completo mis ganas”.

 

Quién diría que sin buscarlo encontré a mi paso un hombre maravilloso que cambió todo en una tarde, por seguirlo me vi obligada a dejar mi pasado, algo cansada, pero aún me sentía viva y quería seguir sintiéndome así.

Su existencia era mi realidad y mi presente, sentía su amor de un modo único, poco a poco fui cambiando mi forma de entender la vida, él era confianza y me enseño como sentirla, otra vez, poco a poco fui recuperando trozos de mi vida que dejé en el pasar de los años.

 

A partir de él, todo lo bueno llegó a mi vida, hoy ya no lo dudo, la vida a veces te quita y piensas que es injusta, pero cuando menos lo esperas te da algo mejor, entonces debía ser agradecida.

No sé si fueron sus labios, si fue su ternura o su inmenso corazón, pero él sabía amar con un amor que no conocía, con ese amor que a veces llaman como un lenguaje extraño, acentuando las cosas más hermosas que podíamos llegar a compartir y sentir…

 

Yo he tomado su mano muy fuerte y he sentido la fortaleza de su amor, a veces me pierdo, lo sé, pero pronto me hace regresar, me hace sentir amor y con su amor ya no es necesario lamentar mi pasado.

Me entiende y es el ser más comprensivo de esta tierra para mí, tiene una paciencia envidiable y a prueba de todo.

Este presente me hace respirar y he comprendido el significado de cada una de sus caricias y mucho más de sus miradas.

Este presente me recuerda que soy la única dueña de ese error que ya es pasado, pero también que ya no soy la misma mujer del ayer.

Este presente me recuerda que aún no termina…

Compartir este post
Repost0
30 octubre 2010 6 30 /10 /octubre /2010 21:53

 Parte-4.jpg

Yo estaba más confundida, desorientada, él no era quién yo conocía, era otro hombre, sus palabras no tenían consideración, respeto, sentimientos, cariño, alegría, ya no encontraba nada en ellas, sólo dolor.

Lo escuchaba hablar y me aturdía más, lo miraba y me sentía humillada, ofendida, como estúpida sólo lloraba y lloraba.

-        Está bien, no necesito nada, dije que lo tendré y lo tendré sin ti.

 

Me bajé del auto entre el llanto y la desesperación, no sé a quién trataba de engañar, claro que todo era mentira, nada estaba bien, todo estaba de mal en peor, y al pasar los días me aterraba imaginar lo que venía y cómo venía.

Otra noche más de insomnio, aparte de los malditos síntomas que tenía, pensaba cómo se lo diría a Javier, qué le diría a mi familia, pronto se notaría mi barriga, porqué iba a condenar a mi hijo sin un padre, sin un apellido, sin derechos negados por su propia sangre.

Qué pasaría si por alguna enfermedad necesitaba de su papá y debía recurrir a él, no podía decirle a Javier que era su hijo, al nacer lo notaría de inmediato, ellos eran totalmente diferentes…

 

No me sentí preparada, no quería un hijo al que ya estaba condenado a todo y a nada, no lo busqué, pero no debí tampoco, no existía en mí ni siquiera ilusión.

Estaba segura que si hubiese sido de Javier, no hubiese parpadeado en asumirlo, claro! era diferente la situación, mis planes eran con el novio que yo escogí, habíamos soñado con ese momento al poco tiempo que nos casemos, queríamos 3 niños corriendo por la casa, amarnos y respetarnos siempre, crecer y envejecer juntos.

 

Yo una mujer que ronda los 30 y creía ingenuamente que Gino, por lo menos si no quería nada conmigo y teniendo hijos, reconocería a mi bebe, pero sin nacer ya le había negado todo.
Pero bueno, yo fui muy tonta, sus palabras sólo me dejaron el panorama muy claro.

Nunca le diría a Javier que estaba embarazada de Gino, así es que al día siguiente aborté

 

Me quedé hecha mierda, fui el ser más despreciable, cada gota de sangre me desgarraba el alma, estaba viva después de eso, sin embargo me sentía muerta por el horror de mi decisión.

 

No me alcanzarán los días ni las vidas que vengan para perdonarme, no quería traer un hijo al mundo para hacerlo sufrir…

Hoy tengo un ángel que estoy segura cuida de mí, que estoy segura cuida de Gino aunque no lo merezca. Sé que ese angelito me acompaña y si elevo una oración al cielo será para él, ya no vivo del pasado y aunque tampoco del recuerdo, creo que esto jamás lo podré olvidar…

 

Nuestras vidas continuaron igual, como si nada, mi novio nunca lo supo y tampoco su esposa, semanas después hablé con Gino y me confesó que así como yo aborté, él se practico una vasectomía.

 

Esta noche me pregunto:

-          ¿Será la recompensa de saber que no existirá otra Aitana que tenga que pasar por todo lo que yo pasé? ó

 

-          ¿Será el regocijo de mi bebe que está en el cielo; que ya no tendrá otro hermanito en la misma condición de él?

 

… Inspirado en Gino y Aitana, una historia que el tiempo aún no consigue llevarse como recuerdo…

Compartir este post
Repost0
30 octubre 2010 6 30 /10 /octubre /2010 21:30

Parte-3.JPG

Estaba destruida y más rebelde que nunca, las nauseas dominaban mi organismo, peor aún porque no había almorzado, así es que aprovechando el silencio, le dije: 

 -           Gino, si ya no dirás nada más, por favor llévame a casa, estoy sin almorzar.

 

Miró a los alrededores y bajó a comprar un sándwich para que coma mientras, me lo devoré, literalmente me moría de hambre!

Llegamos, me abrazó, con ternura, con cariño y se despidió diciendo:

-         Aitana yo te quiero mucho, descansa por favor, aliméntate, no puedes estar sin comer, si quieres vamos a comprar alguna pastilla para las nauseas y el malestar, algo que puedas tomar.

 

Soy sensible a sus palabras y me dejé seducir por ellas; era el padre de mi hijo y lo quería, sin darme cuenta ya significaba algo más para mí que todos esos meses con él, nos besamos con el mismo cariño de siempre y rompí en llanto, sin consuelo.

-          Aitana no llores no me gusta verte así, por favor ve y descansa.

 

Esa noche no dormí, tenía miedo de ya no verlo, no podía dejar de pensar en él, todo fue muy rápido, pensaba más en él que en mi propio novio, cómo le decía que durante los últimos meses yo me acostaba con un hombre casado que ni siquiera conocía y por consecuencia estaba embarazada de él.

 

Sentía que mi decisión lo estaba arrastrando a un compromiso sin su consentimiento, no quería que fuera así, por eso creí que hacía lo correcto al decirle que yo lo asumiría sola.

Mi embarazo no era sólo un periodo de espera, independientemente de ello, me sentía que era yo, contra el resto del mundo.

Estaba absorta en una gran confusión, entre lo correcto y lo necesario, yo estaba segura que él era el padre, por aquellas fechas mi novio estaba en un viaje de negocios. 

Yo podía haber tenido intimidad con Javier los días cercanos al día que estuve con Gino, pero él bajo ningún punto preguntó, tal vez pensó que si yo estaba segura que él era el padre, no debía dudar que mi embarazo se debía a él.

 

Ésta tensión se puso en nuestra contra, los días posteriores discutíamos de lo mismo de nuestras firmes posiciones y decisiones.

Al cabo de unos días debía visitar al ginecólogo para iniciar el control de mi embarazo, en la ecografía vi a mi bebe, era un puntito que medía milímetros, pero yo quería tenerlo, aunque no debiera, pues traería más de un conflicto.

El médico me dijo que las nauseas pasarían, como debía alimentarme, que vitaminas debía tomar en adelante, las pruebas que tenía que hacerme, etc.

Salí del ginecólogo y me sentí peor, la decisión que tome por rebeldía me estaba haciendo dudar, me encariñé sin poderlo evitar, ese pequeñito que estaba en mi vientre, inocente de todo, era un ángel, mi regalo de Dios.

 

Un día como para no variar nuestros últimos encuentros discutimos definitivamente, Gino sin más argumentos de los que ya conocía reafirmó su posición, firme en que no podía, no debía y no quería saber nada de mi embarazo, que no se volvería a acercar a mí, ya no me llamaría y tampoco quería saber nada de el bebe, su familia era primero y él no la arriesgaría ni la dejaría por mí, menos por el bebe, que era suficiente con la decisión que había tomado como para complicarse más por mí.

Compartir este post
Repost0
30 octubre 2010 6 30 /10 /octubre /2010 21:02

Parte-2.jpg

 

Pero necesitaba hablar con él, no quería pelear, yo sentía algo más, yo lo necesitaba, mientras las lágrimas estaban listas para dejarse caer sobre mi rostro.

No faltó quién hiciera las preguntas de rigor: - Te pasa algo? Estás bien?

Carajo! Estaba casi llorando y me preguntan lo que es evidente, no estaba bien a 10 millas!

Sólo respondí:

-          Discutí con mi novio, pero no quiero hablar de eso por favor.

Lo respetaron, pero sabían que algo me ocurría, ya no era la misma chica divertida, risueña y bromista, la que se tiraba todo a la espalda, dejé la vulnerabilidad por la fragilidad ó simplemente estaba embarazada y engreída.

 

Terminamos el almuerzo (del cual no probé casi nada) y decidí a escribirle un mensaje de texto a Gino, tratando de explicarle que sí me hice la prueba, que fue positivo y que no podía hablar del tema ya que estaba en compañía. Nunca respondió el mensaje, en fin ya no iba a insistir más…

 

A los días me llamó, más calmado y buscando conversar pacíficamente, pero esa situación de incertidumbre me había puesto rebelde y quizás hasta agresiva, fría y dura, engreída e irritable, incluso hasta egoísta.

Pero al escucharlo se apoderaba de mí una suerte de sentimientos encontrados, a medida que se daba la conversación, estaba claro que él no había recibido mi mensaje, la maldita tecnología no estuvo a mi favor aquella vez, lo cual no hacía fácil poderle decir que esperaba un hijo de él, hasta que lo hice, se lo dije, inmediatamente me propuso encontrarnos y conversar esa misma tarde, muy sereno y comprensivo, entonces acepté, paso por mí como de costumbre, estuvimos en silencio, de soslayo observaba mi pancita, tenía 7 semanas pero se notaba ligeramente abultada, no decía nada y yo fingía no darme cuenta de sus miradas.

Estaba frío conmigo, no hubo un beso en la boca como siempre y parecíamos sólo socios que iban a cerrar un contrato o convenio.

Estacionó el auto en un parque, yo estaba malhumorada, su actitud me tenía a la defensiva, me hacía sentir más sola de lo que ya estaba.

 

Sin más rodeos me preguntó qué había decidido, si tendría al bebe, sin parpadear le dije que lo tendría, que esa era mi posición y me mantendría firme en ello.

Evidentemente no sabía lo que hacía, reaccionaba por instinto sin dejar pie a la razón, él no esperaba esa respuesta y aparentemente la respeto.

El silencio nos embargaba, ninguno decía nada, nuestras miradas se pedían a través de los vidrios de las ventanas. Unos minutos más tarde comentó:

-        Aitana, no tienes que hacerlo, piénsalo, eres joven para tener un hijo sola.

 

Indudablemente él no estaba siendo parte del problema ni de la solución, no era tonta como para no darme cuenta que él no se haría responsable en ningún aspecto por lo menos del bebe.

Así es que para mí, tampoco había posibilidad de negociar, pero estaba tan frágil que no podía contener las lágrimas y me puse a llorar como una niña. 

 

Insistió nuevamente:

-        Aitana, yo no puedo hacer nada, tengo una vida, tengo una familia, mis hijos, yo no puedo, ni debo hacer más. Si tú decides tenerlo no me quedará más por hacer, simplemente no podrás contar conmigo.

-        No te preocupes! respondí, ya no es tu problema, yo tendré mi hijo sola, no necesito nada de ti, no estoy pidiendo nada tampoco, yo asumiré mi responsabilidad, nunca debí salir contigo, nunca debí fijarme en ti, esto nunca debió pasar, aún así lo asumiré.

 

Compartir este post
Repost0
30 octubre 2010 6 30 /10 /octubre /2010 18:18

Parte-1.jpg

 

Gino y yo nos conocimos de una manera casual, inesperada para los dos, después de algunas citas, yo estaba sobria, él también y aquella tarde me entregué a él.

El deseo ya había rondado por nuestros pensamientos, incluso por la piel en cada uno de nuestros furtivos encuentros, tarde o temprano caeríamos en ello.

Pudimos haberlo evitado, el deseo no nos tomó por sorpresa, es cierto, sería cursi decir que fue un momento mágico, cuando en realidad nuestros cuerpos ardían de ganas desenfrenadas desde la primera cita, sin pensar en lo que era realmente nada.

 

Después de ese día, nuestros encuentros fueron más frecuentes y las llamadas más constantes, no sólo era sexo, era algo más, no sé si amor, en ese momento no lo creo, recién nos conocíamos, estaba claro que no nos amábamos, no nos diríamos hasta siempre, pero tampoco pensábamos en el adiós.

Había química entre nosotros, complicidad, podría decirse que llevábamos una seudo-relación, Gino era tierno, demostraba interés, conversábamos de todo, nos reíamos por todo, sin duda era un hombre interesante, apasionado, conseguía cada día sorprenderme, sencillamente era ideal.

 

En una oportunidad, nos encontramos temprano, subí al auto y una hora después estábamos en un hotel, no recuerdo porqué discutimos estando ahí, pero pronto nos reconciliamos en la cama, él se colocó sobre mí muy suave, mientras hacíamos el amor, fijamente miraba mis ojos y recordábamos el día que nos conocimos.

Cómo llegamos ahí??? No encontramos la respuesta, sólo queríamos amarnos sin control.

Unas semanas después, le dije que no me venía la regla, estaba asustada, confundida, pero el conservaba la calma, hasta tener un resultado concreto que descarte un posible embarazo.

 

Nos dejamos de ver, de llamar y escribir por varios días, me sentía sola, el tener un hijo, era una tarea muy difícil y de gran responsabilidad; sola o compartida.

No había muchas alternativas, si bien es cierto Gino estaba preocupado; yo estaba desesperada, no estaba contemplada esta parte; en nuestros encuentros, ni en nuestros independientes planes.

 

Fui al médico a enfrentar mi verdad, me hice las pruebas y fue POSITIVO, tenía 6 semanas. Ya no había desesperación, sentí terror, cómo le decía a Gino? 

-          Estoy embarazada!!!

Más aún si a todo esto debía sumarle que él era un hombre casado y yo una mujer comprometida.

 

No sabía si él estaba dispuesto y hasta qué punto, el embarazo me volvió sensible y a la defensiva, fuera de las nauseas y asco que sentía por todo, ya mis amigas empezaban a preocuparse y preguntar si estaba enferma, pues estaba pálida e inapetente.

 

Después de muchos días, él me llamó cuando almorzaba con unas amigas, “oportuno momento” para preguntar si fui al doctor y qué resultados había de eso.

Le di evasivas pretendiendo que comprenda que no podía hablar del tema, me convencí que fue inútil, jamás me había hablado mal, siempre con respeto hasta ese día, la desesperación se apoderó de él, me grito, dijo lisuras y se enervó.

Yo tan sensible por el bebe, no podía tolerar más una situación así y tuve que cortar, dejándolo con la lisura en la boca.

Compartir este post
Repost0
13 octubre 2010 3 13 /10 /octubre /2010 14:16

Esta-vez-no.JPG

¿Sabes cómo se cortejan los pingüinos?

El macho trata de seducir a la hembra y convencerla para que forme pareja con él, le hace juegos con su cuerpo para enamorarla, pero fundamentalmente para conseguir la aceptación de la hembra, le pone un caminito que la conducirá al amor, un camino de piedritas, que él va construyendo hasta la entrada de su nido, cuando ella se enamora, lo amará toda su vida y claro!  Él a ella…

 

Esta vez no… Otra vez no!!!

Yo te amo, te amo, pero ya no te creo.

No te puedo creer, aunque todo esto sea muy lindo, muy mágico, especial, inolvidable, yo soy de carne y hueso, llevo sentimientos en mi ser, no quiero soñar con el amor, quiero vivirlo, quiero tener el amor, quiero poder decir que es mío, que es nuestro.

 

Sí! te extraño y cuando te lo digo; respondes “Ya estoy aquí” y es cierto, estás, te tengo aquí en el lado derecho de mi cama, pero qué, ¿qué pasará al despertar?, dentro de unas horas, ¿qué pasará después del amanecer?, ¿qué pasa después que te vas?, ¿qué pasará si alguien te pregunta por mí… le dirías que me amas?.

No, no te creo, ya no te quiero creer, no te puedo creer, sé que te amo, pero quisiera poder olvidarme de eso, no saber qué significa, olvidarme a propósito, tener amnesia voluntaria.

 

Ya no me preguntes si te amo… Ya no te preguntes si te amo… Ya no importa si te amo o no.

Te amo, claro que te amo, y debo pedirte perdón, pero ya no quiero sufrir más, te juro que no quiero sufrir más, no quiero seguir buscándote, no quiero seguir perdiéndote, porque cada vez que te tengo aquí, conmigo, cada vez que hacemos el amor y me dices “eres mi mujer, para siempre”, cada vez que pienso que va a ser para siempre, te me escapas, te vas, no sé si mañana me hablarás, si me responderás, si regresarás, y este dolor de no saber se vuelve recurrente, sé que regresarás, pero también sé que cuando te tenga sentiré miedo de cerrar mis ojos y cuando los abra ya no estés, pero esta vez no… Otra vez no!!!

Compartir este post
Repost0
10 octubre 2010 7 10 /10 /octubre /2010 22:54

Empecemos-de-nuevo.jpg

Esta noche quiero decirte lo que siento por ti…

¡Te amo!

No pienses en nada, ni siquiera en mí, no dejemos que cuente lo que pensamos, dejemos que gobierne lo que sentimos.

Olvidémonos de todos esta noche, tal vez sea la única, no te vayas por favor, esta noche no…


Lo que verdaderamente se hace con el corazón, no es malo, es lo único que está bien.

Estar contigo me parece un sueño, porque siempre sueño que estamos juntos y si no puedes ser mío cada día, al menos eres  mío cada noche.

Me encantas, me encanta tu sonrisa, me encanta tu boca, la ternura de tu mirada de cristal, tus labios misteriosos y suaves, me gusta seguir sintiéndote, me gusta cómo te mueves, tu piel calentita, me gusta como respiras, me gustas todo.

Y es tanta esta emoción, que siento ganas de llorar, pero no, un momento a tu lado no es para llorar, sino para sonreír.

Estoy contigo, estás conmigo, juntos, juntos y solos.

 

Yo quiero saber cómo eres, quiero conocerte, no sé qué sientes, no sé qué piensas, conozco tu piel, tu ternura, tus besos jugosos y tal vez tu alma, pero no tus pensamientos, no tus sentimientos, necesito descubrirte todo…

 

Hasta ahora aprendí que fuiste un sueño, un sueño mágico de cada viernes.

Será que nuestro amor tiene por condena el silencio?

 

A nadie le dije que te amo y hasta mi alma ha sido muda, pero esta noche es nuestra y mi alma debe gritarle al cielo que te amo, esta noche mi alma se rinde ante mí deseo por hacerte el amor y así evidenciar mi corazón enamorado.              

 

Empecemos de nuevo, así desnudos, inventemos todo, hagamos nuestros propios recuerdos, sin nadie, solos, todo de nuevo.

Sólo nosotros conocemos el camino de ida y vuelta y podemos ir y venir cuando se nos antoje.

En esta noche no hay locuras, no estamos locos, esta noche no es para pensar, sino para sentir. Yo te sentí, no me pensaste, te sentí todo mío, me sentiste toda inmensa y chiquita en tus  brazos.

Yo te pregunté:

¿Qué va a pasar mañana cuando el sol se lave la cara en las olas?

Y tú me respondiste:

Haremos el amor, otra vez, lo haremos y lo desearemos sólo para nosotros. Empecemos de nuevo mi amor.

Compartir este post
Repost0
6 octubre 2010 3 06 /10 /octubre /2010 20:55

Me-canse.jpg

 

Creo que llega el momento en que el cuerpo dice… Ya basta! Ya no más!

 

Me cansé de sentirme la persona menos importante en tu vida, me cansé de no verte, de esperar un espacio, me cansé de buscar el momento, de dedicarme a ti, me cansé de quererte de esta manera desmedida, me cansé de ver como ignoras mis sentimientos, sin darle valor.

 

Es sábado por la noche, ya perdí la cuenta de las veces que miré la hora y sigo aquí, esperando por ti. Un suspiro asoma, no sé es resignación, indignación, desilusión o cansancio.

Mirando el vacio de la calle susurro…

-¡No viene! ¿Por qué no me sorprende?

Debí tomar una decisión hace mucho tiempo atrás. Ésta no es la primera vez, no recuerdo cuántos sábados son iguales, ausencia – soledad – silencio, que a veces ya ni duele.

 

No es justo no saber porqué lo haces, y cuando después apareces, tu indiferencia y silencio pueden llegar a lastimar hasta el último rincón de mi ser.

- ¡Se acabó! Le dije al silencio, enfrentándome a él y a mí también, supongo.

Me repito otra vez ¡Ya no vendrá, iré a descansar!

Pero a quién engaño, si no es a mí misma, ya no puedo contener más las lágrimas, la rabia contenida, lo cansada y agotada que me siento de este repetitivo cuento.

 

No sé realmente a partir de qué nos ocurre esto, no eres el hombre de quién me enamoré, no eres el hombre que me enamoró, no imaginas lo frustrante que es ver como poco a poco la ilusión se me escapa como arena de las manos.

Cómo duele perder a quién amé con todo mí ser, esto debe acabar y regreso al punto de partida… Me cansé…


Ya no quedan más energías para acercarme a ti, ya no hay fuerzas para que la comunicación se dé sólo por este canal, ya no hay voluntad para seguir siendo yo la que intenta acercarse a ti, ya no hay esperanzas para salvar lo nuestro, sólo me queda la duda si realmente algo de esto, fue mío, si tú lo fuiste.

Ya no quiero disfrazar mi rostro con hipócritas sonrisas para demostrar que estoy bien, porque no lo estoy. Ya no más!

 

No doy la espalda porque no te amo, no lo hago buscando que te alejes, no tengo otro camino, no me dejaste salida, por lo menos un atajo.

Sé que te di todo, me voy y no sé si te importé alguna vez, si me amaste, si tendrás algún remordimiento o si es que simplemente te darás cuenta que por mi había algún sentimiento.

 

Lo siento por ti! Porque de verdad te amaba, porque si debía ofrecer mi vida por la tuya, yo lo hacía sin miramientos ni reparos.

 

Me cansé de ser la qué te busca, la que hace el mejor esfuerzo para recibir unas cuantas migajas de palabras tiernas o de piedad a cambio.

Sencillamente, me cansé de ser la persona menos importante en tu vida.

 

No sé si llegué a tomar estas letras como algo personal, de pronto al escuchar a Lucía hablar estos últimos tiempos de lo desgastado de su amor y dedicación, fue naciendo cada palabra de este texto.

El caso es que me duele verla sufrir, sin un horizonte, verla feliz por ratitos con migajas de ilusión, con destellos de felicidad ó chispazos de amor y cómo no! con una hija.

Gracias Chata por compartir tus sentimientos conmigo, por permitirme sentir este gran cariño por ti, por el honor de ser tu remanso cuando más lo necesitas.

Compartir este post
Repost0
29 septiembre 2010 3 29 /09 /septiembre /2010 22:20

solo-una-vez-mas.jpg

Quizás al mirarse se enredaron entre el ensueño y el gozo de esos tiernos ojos salvajes.

Quizás ella entre la piel y el alma.

Quizás él entre su intensidad y su pasión.

Quizás sus sueños muy tarde se unieron.

Quizás mientras más se buscaban, más se alejaban.

Quizás durmieron juntos una noche y ni el miedo, ni la razón, ni la conciencia pudieron separarlos.

Quizás fue bueno que unan sus cuerpos nuevamente para alimentarse, consolarse y mantener vivo el corazón.

Quizás él sabe bien que tiene muy poco de su tiempo para darle.

Quizás ella sabe que son suyas algunas horas de amor y las reparte entre alegrías y penas.

Quizás sea tan grande el sentimiento para tan poco tiempo.

Quizás ahora el alejarse los ate más.

Quizás ellos saben que sólo podrán ser amantes de ocasión.

ó

Quizás se marchen contando cada paso, para cuando se vuelvan a ver se amen sólo una vez más…

Compartir este post
Repost0
29 septiembre 2010 3 29 /09 /septiembre /2010 21:29

Caducidad-desconocida.jpg

Creo que buscamos incansablemente todo eso que ya éramos y que tanto nos costó dar.

Nos encontramos sin buscarnos y hasta ese momento no sabíamos que existía un sentimiento así, no comprendíamos qué felices nos hacía ese sentimiento, sentimos emoción, ilusión, nos sentimos vivos y capaces de creer y amar…

Aunque tengamos fecha de caducidad desconocida…

Compartir este post
Repost0

Presentación

  • : PALABRAS DEL SILENCIO
  • : Pase por tantas cosas como la de un amor que parecía dibujar promesas en la arena, de aquellas; que se borran con el pasar del tiempo ó con el venir del mar… Por ello mi amor, hoy por hoy, lo declaro en persona y lo escribo día a día en mi corazón esperando compartir con esa persona un gran amor… En mi orilla se dibujan emociones, no es que muera de amor, simplemente muero por sentirme amada…
  • Contacto

Perfil

  • Alborada
  • Por convicción, ver crecer a mi hijo convertido en un gran hombre y ser humano. Por principio, lealtad. Por pasión, pintar. Por circunstancias, escritos Amateur. Por persuasión, casarme con un vestido rojo. Por bandera, ver amanecer.
  • Por convicción, ver crecer a mi hijo convertido en un gran hombre y ser humano. Por principio, lealtad. Por pasión, pintar. Por circunstancias, escritos Amateur. Por persuasión, casarme con un vestido rojo. Por bandera, ver amanecer.